26 de mayo de 2007


CCCXXI
7


Con el séptimo miau dando
terminó su vida el gato.
Cae del tejado rodando.
Séptima nota arrebato,
siete colores marcando.
Muere siete días, siete.
El siete no hace doblete,
pues sobra un solitario
alzándose de corsario
para mantener el flete.

CCCXXII
8

El ocho no es un zancocho,
sino comida sin tacha,
tomada con mejor racha
y sin el modo galocho.
Manducada con calocho.
Es un número infinito
al que poder solicito.
Es su verso verdadero
el pasado por primero.
Todo lo demás maldito.

CCCXXIII
9

Nueve al final del camino,
nueve como caminata,
nueve como la postdata,
nueve ya tan paladino,
nueve de puro ladino,
nueve como que se afina,
nueve final de la ruina,
nueve de todo acabó,
nueve porque ya finó,
nueve con el que termina.

CCCXXIV
P-O-L-Í-T-I-C-O

Político de garrafa,
político de letrina,
político en degollina,
político de la estafa,
político que la gafa,
político mamarracho,
político tan borracho
de dinero y de poltrona,
en compañía de pepona,
merecida como macho.

CCCXXV
PREGUNTAS

¿Era Franco mariquita?
¿Era más tieso que un ajo?
¿Tenía tanto desparpajo?
¿Actuaba en comandita,
o, más bien, hermafrodita?[1]
¿Hizo por eso cruzada
media España, asesinada?
¿Hago la pregunta bien
si todos fueron harén?
¿Sociedad sodomizada?


[1] Variante de versos 4 y 5:
¿Lo montaba en sodomita
o más bien hermafrodita?


CCCVI

1

A Gemma, mi mujer, y a mis hijos
Álex y Albert, sin cuyo sacrificio
nada hubiese terminado.

Javier Boneu

Nada hubiese culminado:
ni el alto de mi estatura,
ni el saber o mi cultura.
Nada hubiese comenzado.
Todo me vino alumbrado.
La maté porque era mía.
A ellos porque podía.
De obligado sacrificio
para propio beneficio.
Mi gloria fue su agonía.

CCCXVI
2

Dos dedos dados a diez.
Dos dados en dos dan cinco.
Con el tres ya doy el brinco
hacia el cuatro esta vez.
No me equivoco, pardiez.
Son seis dos, dos y dos,
sumandos en un adiós.
Dos ojos y dos orejas,
dos brazos, piernas parejas,
por de güevos van en pos.

CCCXVII
3

decir cima de dados,
de
dios donde damos don
damos dedos dimisión
donarle dichos dictados

de
scabalgar desbocados
durazno duele doncel
dulcificado dosel
dura bito dinero
dime dónde da dintel

CCCXVIII
4
cuatro cuartos de los mismo
cuatro cuartas de medida
cuatro gotas de lirismo
cuarta palabra sabida
cuarto verso es asimismo
cuadrado va tan avieso
cuadrilátero embeleso
cruz cruzada nos señala
cuadro puntos filigrana
cuadrante en sí tan travieso

CCCXIX
5

Cinco lobitos tuvo la loba.
Eran todos como locos.
Eran voraces descocos
enfilados tras la escoba.
Cinco bolas de mi coba.
A cinco fieros en germen,
que cuando no corren duermen.
de la madre cinco tetas
chupan como de receta.
Cinco para que no mermen.

CCCXX
6

Té y té suman los seis
espacios que necesito,
tomados bien despacito.
Verde o negro como veis.
Y, por si acaso, oléis.
Este es el seis bien seguro
con el siete de conjuro.
Es el ocho menos dos,
y tres tes van en su pos.

Con diez salgo del apuro.

CCCXI
PATANERÍA ANDANTE

La patanería andante,
senderistas en caminos.
No les importan destinos.
Petatería petulante,
cuando no atenazante.
Insultos de las veredas,
complementando las ruedas
de fieros todoterrenos
a los que no ponen frenos,
sino sangran arboledas.

CCCXII
MÁRTIR

Carne de telediario,
de la tertulia martirio.
Te queman con todo cirio.
Sentado estás a diario
ante pantalla muestrario.
Te escupen, te martirizan,
te mienten, te sodomizan,
le sirves de mequetrefe,
de su sarna eres el befe,
por cuanto te tiranizan.

CCCXIII
ARTE POÉTICA

El discurso pejiguera,
de filósofo el estilo,
en la boca cocodrilo.
No es hábito que placiera
con mucho mi cabecera.
Hago contra todo uso,
todo gremio, todo intruso.
No sé de modas y modos,
ni de críticos apodos.
Y por eso no me excuso.

En la lengua está mi arte,
única preocupación.
Trato con tanta pasión
que en ripios se me reparte,
de la trampa al estandarte,
para poetas benditos,
para bandos eruditos.
No respeto nadie y nada
del mercado bellacada.
No juego a hacer gambitos.

Arrimadores de versos,
vates de trapacería,
juglares de gradería,
aedos de los reversos,
copleros de los dispersos
modos que tiene el poder
para el poeta meter
en cintura gobernada,
al mercado degradada,
su ley, su numen, su ser.

CCCXIV

CANCIÓN A BIS

El bipartidismo es
dos formas de hacer el tonto,
pues entre los dos confronto
una igualdad al revés,
diferencias de través;
pero, en ninguna manera,
se piense, por ventolera,
distintos partidos son,
sino son el mismo ton,
con la misma pejiguera.

Esto es partirlo todo
en dos partes como hermanos,
pues, partidos como estamos,
se tienen más acomodo,
repartiendo de este modo
en dos partes el país.
Tragarse todo en un tris:
Para mí aquello y esto,
para ti te quedo el resto,
que los dos vamos a bis.

Somos la misma calaña,
cuidando el mismo aprisco.
Tú confiscas, yo confisco.
Que por siempre en España
todo aquel que tuvo maña
se hizo con santo y seña
para todo el que sueña
en elegir varias cosas.
Que aquí sólo mandan rosas
y gaviotas a la greña.

CCCXV
0

enunanochedeinvierno
comienzoencerounacifra
quesumaytambiéndescifra
elsentidodeloeterno
espreviaalosubalterno
novalenadaydatodo
másquenadaconelmodo
espreviaatodouniverso
porelanversoyreverso
noadmitedesacomodo

6 de marzo de 2007


CCCVI
NO

No pidas a quien perdió,
dice refrán muy castizo.
Rematando esto postizo:
ni sirvas a quien ganó,
ni chupes a quien chupó,
ni aventajes la ventaja,
barajes a quien baraja,
forniques a quien fornica,
ni piques a quien te pica,
ni bajes al que te baja.

CCCVII
ESPAÑA PROFUNDA


En un ambiente cerrado,
atento a las naderías,
cuando no a las boberías,
uno se encuentra penado,
cuando no alcagüeteado.
El código y sus rumores
de los catetos valores.
Reinan en lo apabullante,
mortificante y reinante.
Abulias de inquisidores.

CCCVIII
OBEDIENTE


Y tienen todo el poder
pues cuentan con tu obediencia,
del que vota en reverencia
y no para de joder.
Desea pertenecer
a patulea de partido.
A líder y a cometido
presta su obediencia ciega.
Negando su ser nos niega
la libertad al nacer.

CCCIX
DEMOCRÁTICA MUERTE

Vota, bota la pelota, rebota:
voto de mayoría sin certeza,
voto de comecoco sin cabeza.
El botón de la muestra y de la cuota.
El botón que se aprieta y da la nota.
el engaño, el camelo, la engañada,
arguciasupercheríaembaucada
estafafalaciaseñueloembrollo
falsificaciónembelecorollo
engatusadatimadaburlada.

CCCX
JUAN RUIZ, ARCIPRESTE


De los amores frustrados,
no ya no correspondidos,
hemos leído tus latidos
por otros interpretados,
cuando no ninguneados.
Tú eres el cierto don Juan,
y no el que engaña barbián,
a doña Inés amodorra,
con su rollo de cotorra,
de bujarrón charlatán.


CCCI
SI NO HUBIERA ESCLAVOS NO HABRÍA AMOS
(recordando a Theilard de Chardin)


Tan triste está el esclavo sin su amo,
compungido y pobrecito,
tan feroz enemigo y tan marchito,
de la libertad reclamo,
de la que nunca tuvo buen marchamo.
Puja, embiste, tal la niega,
ciega tanta esperanza y la fe ciega.
Sordo tanto tesón, sorda la fuerza.
Sin sentidos, al fin, para que ejerza.
de un alfa, hombre completo en un omega.

CCCII
GENTE

Gente de orden y ordenada,
gente de hora y de oremos,
gente tan recta tenemos,
gente, por tanto, atildada,
gentío, gente callada,
gente que no dice pío,
gentes que forman un río,
gente que va y que se viene,
gente que nadie contiene,
gente como desvarío.


CCCIII
PALABRAS DE PODER PLURAL

clérigos obispos jueces
militares abogados
policías abanderados
bancos y otros jaeces
seguros en sus dobleces
registradores notarios
periodistas y sicarios
mercachifles industriales
médicos tan sindicales
maestros y boticarios

CCCIV
LAS JUECES TIENEN POR AMO

Las jueces tienen por amo,
ya que no aman a una ciega,
a todo aquel que se allega
al poder como reclamo,
y al dinero de marchamo.
Es muy grande su largueza
de esclavitud con vileza,
en servirse de la toga
para callar al que aboga
por libertad y nobleza.

CCCV
LOS JUECES TIENEN POR AMO II


Los jueces tienen por amos
políticos mercachifles,
soplándoles con los chifles
del dinero y los reclamos
de prebendas y mucamos.
Ofreciéndoles pernil
en cualquier simple cubil.
Pues homofilia es delicia
que toda toga codicia,
sin salirse del redil.
CCXCVI
MANO DE ONÁN

Con su mano se lo zampa,
con su mano se lo bebe,
con sus mano lo mantiene.
Pues es su mano la trampa,
y es en su mano que acampa.
El manubrio de ludibrio,
la lefa en desequilibrio,
saltando con tanta fuerza,
sin cobijo, tan mastuerza,
desdeñando el equilibrio.

CCXCVII
ARREPENTIMIENTO Y JUSTIFICACIÓN


Mi burla no es a la vida.
Gran respeto a las personas,
incluso en las intentonas
de la burla más torcida,
o la más dura embestida.
En la condición humana
hay una fiera montana
de la ignorancia, miedo, odio.
Pues, eso mismo parodio
zurrando bien la badana.

CCXCVIII
FANTOCHE

Más que facha eres fantoche,
un zascandil trasnochado,
polichinela chafado,
un fanfarrón en desmoche,
pelele de trochimoche.
Aunque más chulo que un ocho,
en tu vida de galocho,
eres tu pura desdicha,
y te haces del lío picha,
cuando no simple escamocho.
[1]

CCXCIX
AGUSTÍN ROMERO, POE-

Poeta Agustín Rome-:
estas décimas escri-,
todo lo cual no le impi-
ser un vate en el ote-,
por no decir de reme-.
Tanta pirotecnia ver-,
tantas décimas hacer-,
para tanto necio sor-,
sumado a tamañas hor-.
Pues tiene costumbres ter-

CCC
EDITORA OFICIAL

Mucho gasto y poco gusto
tenéis en la editorial,
de corte tan oficial.
Sólo publicáis lo justo
de todo lo que el augusto
partido que está mandando
va de su agua rociando,
por no decir bendiciendo,
con su baba de refrendo,
a todo bardo del bando.


[1] O: cuando no tu tocomocho.

CCXCI
ENUMERACIÓN Y CONSECUENCIA

periodista pedorreta
político en sus treces
jueces como mequetrefes
pues quiero decir las heces
son de la misma calceta
tan arrastrada faceta
ofrecida al ser humano
desde una a la otra mano
de la derecha a la izquierda
todos son la misma mierda
o un zurullo soberano

CCXCII
TRABALERDAS


A cañonazos mata mos-
Ser carne y otros cuchi-
Olla grande con muchos gri-
Con el rabo matalas mos-
Estar perdido por un sos-
Pegarse la lengua al pala-
Como perdiz en campo ra-
Hacer de una pulga un came-
Tirarle con pólvora aje-
Hacerse del sayo una ca-


CCXCIII
PENE

Pene con sus penas, pene
apenado de entrepierna,
poniéndose la más tierna
penuria que lo contiene.
Colgado o enhiesto que tiene
ardimientos en la punta.
Penoso que se repunta
falo y faro con farol,
verga con triste penol.
Señalando el cielo apunta.


CCXCIV
OJO DESEADO

Un ojo a la funerala,
por poner ojo avizor,
en culo de ojo señor.
Con ese culo acaudala,
ojo a la margen instala.
Por siempre ojo de carnero
dice que ese ojo quiero:
ojo cuchara de plata,
del besugo zaragata.
De boticario ojo entero.

CCXCV
FASTASMA


Con el fantasma de la demagogia
habéis matado la pura palabra,
asesinado en un abracadabra
a todo el que no os elogia,
ni pertenece a la logia;
que aun si ser masones, tenéis formada.
Ni peones, tan montada.
Con los hechos consumados
sobran las palabras y apalabrados.
Estamos todos en la inocentada.

CCLXXXVI
DON JUAN


Eres un barbián salido,
testosterona subida.
O, tal vez, la acometida
en la que todo torcido
trata y supera lo herido
de su deseo carnal,
recorriéndole un canal,
de las entrambas canales.
No ciertamente ciriales,
sino en la parte dorsal.


CCLXXXVII
LÍDER


El cante de tu semblante
marcado por el hoyuelo,
encerrado en el gabelo
de tu mirada mofante,
de infante tiene talante.
Para la polis criado,
a lo más alto has trepado.
No se te conoce oficio;
pero sí el beneficio
que de todo te ha llegado.

CCLXXXVIII
CELESTINA, ACTO PRIMERO

Filósofos de Cupido,
para herir usáis la flecha,
para matar una fecha,
para gozar un quejido,
bufido o franco estallido.
Teólogos del amor,
jardineros del hervor
de la sangre de una moza,
a galope nos retoza
la razón, Dios y su flor.

CCLXXXIX
ROMPENECIOS

Piensa el tonto en su ventaja,
creyendo que los demás
le van siempre al compás,
y su estupidez baraja.
Por ello no desencaja
el comportamiento necio,
considerado del precio
de que todos son igual:
el cabal como el asnal,
el aprecio y el desprecio.

CCXC
CELESTINA II

la que las sabe las tañe
a vivir que son dos días
seguir ahora las guías
por más que un perro rebañe
no habrá gordura que engañe
pan hoy hambre para mañana
hay que tomar la solana
el presente es el eterno
el pasado es el infierno
el futuro tarambana

CCLXXXII
MANIJEROS


Los que decís que mandáis,
sois sólo los manijeros,
por no decir los primeros
que al poderoso adoráis,
y sus rentas chalaneáis.
No tenéis mando ni voto
con ese poder innoto
de la banca, los negocios,
mercado, sus sacerdocios.
De los que no sois pilotos.

CCLXXXIII
GAZUZA

Tienes el coño sañudo
del afán que es su vicio.
Buscando ser el resquicio
en que hurgue todo barbudo,
a más y mayor nervudo.
Tienes saña y artimaña
para doblar la cucaña.
Pues tienes gazuza de hombre.
Y por eso no te asombre
tu calaña tan huraña.

CCLXXXIV
CELESTINA I


Trata de alcahuetería,
que en España es un tratado
de altura certificado.
Si me apuro, altanería
y vuelos de cetrería.
Que no hay pájaro de vuelo,
pájara dejando el suelo,
no sea para volar
y ascenso alcahuetear.
Y no existe más desvelo.
[1]

CCLXXXV
LÁZARO DE TORMES
(recordando al Brujo)

Como lazo atormentado,
lazareto fue tu vida,
lazada, nudo, torcida,
tormento tan lacerado,
llevada como penado.
No fue desdicha de un dios,
ni de un satán en su pos.
Fue un ciego, hidalgo, escudero,
fraile, bellaco, buldero.
Superaron a los dos.




[1] O: Anhelo, consuelo, libelo, mochuelo,
revuelo, camelo, anzuelo.
CCLXXVI
UNA MUJER
Por cazar te pones trampas,
por pintar pintas el belfo,
por escribir no usas tintas,
mirándote las estampas,
en los espejos acampas.
Con la risa de cangrejo,
todo te parece viejo.
Te disfrazas zalamera,
fraguándote enredadera
el hocico de conejo.






CCLXXVII
MARCADO EDITORIAL

De escritores con careta
está surtido el mercado,
al uno y al otro lado.
De empresario con maleta
sirviendo de proxeneta.
Lo mismo venden lechuga
que con libros apechuga.
El mercado es el mercado,
y todo está en él marcado.
Y le ayuda a quien madruga.

El arte, como otra cosa,
se compra como se vende.
El mismo alma se extiende
como cheque que se endosa
para pagarse la prosa,
la poesía o lo que fuere
que el mercado requiriere.
El arte es la mercancía
de lujo, en su zorrería,
cantando su miserere.

CCLXXVIII
OTRAS MUJERES

El machito que votáis,
ese es quien os maneja,
os maltrata a tocateja,
y el vergajo le chupáis.
Es el miembro que tragáis
siempre guapo y patriarcal.
El pene más principal
os causa todas las penas,
y las peores condenas.
Vuestra cárcel sepulcral.

CCLXXIX
BOHEMIO

Lector de traducciones refritas,
poeta de los bares y las fondas.
Tan trasnochado en las catervas hondas
de poemas y obras tan malditas.
No saben ya los dioses si les gritas.
Poeta moderno y bregado todo
en estar al día en la moda y modo
de afanarse con todos los poderes:
partidos, sindicatos, mercaderes.
Enterado, sabio metomentodo.


CCLXXX
KIJOTEANA 1

Pues lo tenéis secuestrado,
sois puros cacadémicos,
con vuestros males endémicos.
Lo guardáis tan apropiado
al servicio del Estado.
Con vuestra caca de micos,
o zurullos de borricos.
Argasamillesco modo
de apoderarse de todo,
hasta quitarle el pellico.

De Cervantes la figura
inventáis en un plis plas.
Y para hacerlo de más
endosáis con caradura,
en la moneda basura,
su imagen que es presunta.
Cuando todo indicio apunta:
Miguel no tiene tal cara,
y no es de vuestra piara,
a la que nunca se ayunta.

CCLXXXI
KIJOTEANA 2

Esas fiestas, esos fastos,
esas farras francachelas,
donde chupan sanguijuelas,
esos fiascos, esos gastos,
esos abastos nefastos.
Por costumbre y fruslería
hacéis toda fullería
en homenaje a Cervantes,
tanto ahora como antes:
fechoría y felonía.

Del barbero felonía,
la fullería del cura,
del bachiller la bravura
de cometer fruslería,
cuando no la sodomía
de joder a don Quijote,
como vulgar monigote.
Rapen trampas al barbero,
cura y bachiller a cero.
Dejen libre al galeote.

27 de febrero de 2007

CCLXXI
KOKUS BAKUUS IN DEKIM


Es verlo para leerlo,
leerlo para que se haga.
No hay verso que satisfaga.
Menos no poder hacerlo.
Tan acabado ponerlo
ya por el sexto lugar
de esta décima abarcar.
En el ocho de un suspiro
se encabalga en un respiro.
El diez para terminar.

CCLXXII
LA ENVIDIA

Se alivia como la sarna,
rascando, pues no se cura.
Aunque con esa premura
mientras más rasca descarna
el alma en que se encarna.
Queda pues puro esqueleto
lo que no tiene sujeto:
virtudes del otro son
y no tienen posesión.
Será siempre tan escueto.

CCLXXIII
OJETE

Condenado a tirar de la cadena,
viviendo seco donde nace el agua,
en cada uso se va y se le desagua.
Embebido en poner siempre la antena
pagando eternamente la condena
de vivir para ver siempre la huida
de morir para ser en la otra vida.
De reír, por no llorar, está el ojo,
ojete convertido por antojo,
esclavo vil, vomitando comida.

CCLXXIV
JUECES

Puede que colguéis medallas
en vuestros cuellos hinchados,
y en los pechos golpeados.
Puede que hasta con agallas
os premiéis de las batallas
políticas que montáis.
Puede ser que hasta veáis
heroicidad en lo vuestro
-pues para ello es siniestro-.
Puede que no lo sepáis.

CCLXXV
AUTORRETRETE

Soy un vate panfletario,
sin títere por cabeza,
no me alcanza mi torpeza
dejar de ser libertario,
menos no ser un gregario
del político y el banco,
para ser un cojitranco
poeta muy bien untado
por jerarcas estudiado.
Siéntelo si soy tan franco.

Los poetas de los premios,
esos poetas rüinas,
trabajan en las letrinas,
pues sus letras son proemios
para adular a los gremios
del poder y otras covachas,
con las bocas vivarachas.
Chupan y chupan las vergas
hasta que las tienen yergas.
Conformando sus garnachas.
[1]

[1] O: Tiene de premios rachas/
con versos tan dicharachas.

25 de enero de 2007
















CCLXVI
ENSEÑANZA CON CABOS ROTOS

Manipulan la enseñan-
como si fuera comer-.
Se portan como los cuer-
cuando de carne se enfan-.
Sangre a la sangre desan-.
Tres pimientos les impor-
aquello que les encor-
las morras a los chava-,
les atonta, los maltra-.
A ellos no les impor-.

Cabos rotos, cabos ro-,
van mis versos como pue-,
diciendo lo que no quie-.
Voces rotas, voces ro-,
como están rotas las bo-
por gritar lo tan paten-,
la verdad y tan presen-.
los políticos son mier-.
Nos ensucian con su jer-.
La enseñanza no consien-.


CCLVII
PESE

Tienes un bolígrafo bic y una libreta,
y la cara del ansia en la entrepierna.
El éxito, la fama al triunfo alterna,
y esperan ya tus obras de poeta.
Nada sirvieron purgas de palmeta
sobre tu sabia mano ofrecida,
golpeándote como estremecida.
Tú serás vate cueste lo que cueste.
Aunque el fuego del infierno te tueste
o en el agua te den la zambullida.

CCLXVIII
HOMÍNIDO PÚBLICO

Un político por fuera,
político por de dentro,
politicastro lumbrera,
politicucho de adentro,
politiquillo te encuentro,
astuto, calculador,
dirigente al por mayor,
hombre público llamado,
con las putas comparado.
No hay marrullero mejor.

Por la puta y por la punta,
hombre público te llamas,
astuto en todas las tramas
donde negocio barrunta.
Tanto sea en yunta o en junta.
Siempre has sido la desgracia
de auténtica democracia.
La del pueblo soberano
siempre directa, en la mano,
para matar tu falacia.

Hombre político en puro,
pues no se te sabe de oficio,
más que el propio beneficio,
para ti que está seguro,
y asegura tu futuro.
Naciste con gran carisma.
Tu grandeza nos abisma.
Has llegado a lo más alto
del cielo por un asalto.
No te rompiste la crisma.

CCLXIX
RASERO

Mi calidad no mido con los premios,
tras los que corren todos como tasa.
Único reclamo que les da rasa
vida y liga a los poetas de gremios,
del bic y la libreta los bohemios,
de creación radical pura y dura,
de pasión libre y de tan gran altura
como merece un arte ensimismado.
No el premio que le tiene condenado.
Prostituirse al albur de un caradura.

CCLXX
MALTRATO

La mujer toda perfecta,
el hombre cruel cargante,
criminal mortificante,
con la hembra tan correcta,
tan afecta y predilecta.
Hizo Dios al hombre malo,
menos en el intervalo
de la costilla, en mujer.
Quedando santa en su ser.
De ahí viene el varapalo.

CCLXI
PALETOS

Vivan los cardos borriqueros,
viva el cúmulo de catetos,
vivan en sus parapetos,
vivan tipos matuteros,
vivan en abrevaderos,
viva necio necedad,
viva negra falsedad,
tonto, estúpido, pasmado,
papanatas, alelado,
torpe, inepto sin edad.

CCLXII
ALTIBAJO

Grandísimos hijosputas
subidos en el machito,
porque lo digo y lo grito,
usando mañas astutas,
dando a todos sus cicutas.
Manijeros del futuro
que se mueven en lo oscuro.
Da igual sean de derechas
o de izquierdas contrahechas.
Son de Arriba tal conjuro.

Son de Arriba como ratas,
son de la piel del diablo,
son los trepas, de que hablo,
tan feroces garrapatas,
tan clavadas alcayatas
en espaldas del de Abajo,
el que vive del trabajo,
el que paga sus impuestos
y sostiene presupuestos,
y sufre en el altibajo.

CCLXIII
VINO Y NEGOCIO

Está escrito en la pared:
más vale aquí mojarse
que en el río enfrente ahogarse.
Por eso bebed, bebed.
Por ello comed, comed.
Pues en comiendo se flota
tan igual que una bota
llena de vino y de pez,
de plácida madurez,
y no admite la derrota.

CCLXIV

LIBERTAD DE ELEGIR TIRANOS

Vota bota, muchedumbre
aquello que impone el mando,
del uno y del otro bando.
Demuestra tu servidumbre,
pues tengo la certidumbre
de que la suma de votos,
por muy fieles y devotos,
no puede ser democracia.
Y son la mayor desgracia
su falsedad y alborotos.

La muchedumbre no piensa.
Piensa sólo el individuo,
tirado como residuo,
por la masa con su ofensa,
su despensa y su dispensa.
Libertad individual
es la única carnal.
Libertad de decisión,
del individuo tesón.
La racional libertad.

CCLXV
POBRES HARTOS DE PAN Y CIRCO

Los pobres hartos de pan,
de circo y otras minucias
de tribunos con argucias,
y de canes con afán,
mandados por un barbián,
han decidido, en consuno,
que, en el pan, es oportuno
añadir jamón también,
al circo gentil harén
y engaño y mierda al tribuno.









CCLVI
TERRORISTAS

La gente de orden toda
ya nos llama terroristas,
a los que somos realistas.
Eso no nos incomoda:
su terror está de moda
Toda la gente ordenada
crea paro de tacada,
crea guerra, explotación,
hambre, miedo, vejación.
En ese negocio afana.

Terrorista es todo aquel
que privilegios defiende.
hoy aquí, mañana allende.
Es su principal papel
el terror de todo fiel,
en el Estado asentado,
político aventajado.
Es la gente inmovilista
la que va de terrorista
en guante blanco embuchado.

CCLVII
JERARCA

Está muy bien coloca-,
ha sido bien elegi-,
por el más grande parti-,
en el que estaba aferra-.
Por ello que lo han premia-
de arriba los jerifal-
para que el hombre resal-.
Manda más que un prepoten-,
le den por donde le den-.
Y no le da sobresal-

CCLVIII
MATRIMONIO

El matrimonio es siamés
destino emparejado,
para siempre apareado
en el haz y en el envés,
por si los está o por si esté.
Está en base capital
del capitalismo tal:
La trampa privilegiada,
que juega la coartada
del tinglado artificial.

Familia, propiedad privada, Estado
conforman todo el cotarro,
siendo matrimonio el carro
que tira, de la primera, allegado
a atiborrar propiedad.
Sistemático el asunto:
todo empieza en el ayunto.
El Estado es consecuencia
de lo anterior por su ciencia:
todo conjunto junto en contrapunto.

CCLIX
UN AS

Vida de disimulo y cobardía,
tu vida entreverada de tu muerte,
vivir sacralizado de es suerte
al remedo te lleva con porfía.
Argucia, fingimiento y zorrería.
El embozo, el tapujo y el disfraz.
La reserva ocultada es tan falaz.
Muerte de cobardía y disimulo.
Pincharla y marcarse un naipe tan nulo
como as, y su envés sean antifaz.

CCLX

POLÍTICO: MANUAL DE USO

Sacar el político a la calle,
deje auto, chalet y puta,
abandone toda batuta,
vea, oiga, toque, calle,
pise el suelo al detalle.
Llevesele luego al tajo,
por arriba y por abajo.
Use públicos servicios,
que olvidó en sus oficios.
También se le quita el fajo.

Sin tarjetas ni dinero
un paso no da seguro,
y se estrella contra el muro,
pues pierde su agarradero.
Político callejero,
despierto y viendo la vida,
el trabajo y su movida.
Político botarate.
Volverlo pronto al dislate
de la vileza de arriba.







CCLI
CATALINA CLARA RAMÍREZ DE GUZMÁN
POETA DEL SIGLO XVII

Suerte del siglo tuviste,
porque tu sino fue ruin:
naciste para tu fin,
puesto que mujer naciste;
en ese siglo que existe
de tanto varón poeta,
poblado como careta.
Siglo llamado de oro,
cuando fue para desdoro,
pues te mantiene la treta.

Entre tanto macho vate,
de tan grandes calidades,
tan ricas feracidades,
ser poeta fue dislate
o estar loca de remate.
Pues la mujer no existía
ni de noche ni de día.
Tú, clandestina escribiste,
porque para ello naciste.
Que se jodan todavía.

CCLII
LLEGA LA LLAGA

Llega la llaga llorando,
llama a la puerta y yace,
aquiete cuando le place,
luego se marcha cantando,
enlazando, rechazando.
Yo ya llameo llaneza,
languidez de la maleza.
Impetro lluvia más llena
montando marimorena.
Ligereza en la firmeza.

CCLIII
ISRAEL

Poner por nombre Israel
a un Estado criminal,
aparte de artificial.
Pues que mataron a Abel,
siguen al mismo nivel,
los de ayer holocaustados,
hoy matan abanderados
con nombre de patriarca.
Son los que marcan la parca
a los muertos bien matados.

No sois la sangre de Abel
y no llevasteis el arca;
puesto que hoy lleváis la marca
a todos los que con él
mueren, por serles tan fiel.
He visto niños desechos,
terror en vuestros provechos.
Vidas matáis por dinero.
El mundo es un avispero.
Y vosotros satisfechos.

No es por ser semitas, no,
que no juzgo por la raza,
ni por la herencia o la traza.
Por lo que os sentencio yo
es por la mentira en pro
de ese maldito interés.
Que si es o si no es
judío vuestro talante.
Asesina delirante
vuestro nocivo interés.

CCLIV
CASORIOS

Ya compiten con los curas
en bendecir matrimonio.
Cuando es el testimonio,
la coyunda y sus venturas,
de todas esas basuras
carcamales, reaccionarias,
anticuarias, adversarias
de toda la libertad.
Y quitan la dignidad
costumbres atrabiliarias.

Como los curas los casan,
no curando del invento
que tienen por instrumento
del tinglado con que tasan,
de la carcundia que engrasan
maquinaria fascistona,
es matrimonio encerrona
con capital y el Estado.
Son de todos el estrado.
Están mal de la chirona.

CCLV
RAMPLONES

La moderación todo puede,
mediocridad vence todo,
ramplonería del modo.
Vulgar la pasión adrede,
trivialidad que procede
de la gente casi toda.
Por ello no incomoda
módico, ramplón, vulgar
casquivano popular.
Es la verdad que os apoda.

12 de enero de 2007














CCXLVI
CIUDAD


Ciudad tan ampliamente desgraciada,
vendida tan monumental historia,
con su secular pobreza, su gloria,
con su conjunto histórico viciada,
artístico monumento encauzada
en pastos de político negocio,
a ser de pillabichos tan su ocio.
tanta quimera falsa y tan antigua.
Tal su vicio les sirve de estantigua.
Su falsía montando a tanto socio.

CCXLVII
MEDIOCRES

Con los mediocres, cuidado,
si es que ya sirve un consejo.
Y por ramplón te motejo
a todo el encaramado
en trivial y adocenado,
en tosquedad, necedad,
modos de trivialidad.
Y suelen ser mayoría
dominada en tiranía
por chusma en vulgaridad.

CCXLVIII
EDUCACIÓN

Hagamos niños zoquetes,
a pesar de los maestros.
Hagamos niños siniestros
cargados con sus grilletes.
Hagamos nenes juguetes,
con nada de dignidad,
seres humanos tan necios,
dignos de los menosprecios
que muestra la autoridad.

CCXLIX
COCHES

Ya los niños no juegan en las calles.
Los muertos matan en la carretera.
No se puede subir ni en la acera.
Sin respiración es el pasacalles.
Anda con cuidado y no me lo rayes.
Primero es lo primero: la cochera.
Por ello un adosado por doquiera,
pues da libertad de movimiento,
aunque tendamos al confinamiento.
Cuatro latas la vida por trinchera.

Es ya la muerte en ataúd rodante,
la vida simulada para pocos.
es contaminación en sus descocos.
Acabóse de todo paseante.
Turbo fuera por todo disonante
en turbamulta para su paseo,
por simple capricho o devaneo.
Ya que la velocidad no es precisa
para correr la vida tan aprisa,
en muerte de metálico jaleo.

CCL
EN BLANCO

pensando un mundo redondo
sintiendo un suelo pesado
un cielo con toda luz
el aire que se mastique
el agua flotando al viento
tan incierto es el camino
para el pez y para el galgo
con algo para su ser
habitado en el planeta
el viento agua tierra fuego

CCXLI

TELEDIARIO I

En otro orden de cosas,
como venimos diciendo,
la guerra está produciendo
las ganancias fabulosas,
las mentiras más famosas.
Están dando resultado
mucho más de lo pensado.
La bolsa ha subido bien
y todo se pone a cien.
Con el mundo dominado.

CCXXLII
CARCUNDIA

Está de moda ser carca,
mal restaurado antañón,
vetusto en innovación.
Es antigua, vieja marca
promovida por jerarca.
Es modo y moda moderno,
tan creado ab aeterno,
pues tiene en la progresía
su mayor feligresía,
como escribo en el cuaderno.

CCXLIII
VICIO

En tu infeliz laberinto,
tan minotauro cansado,
y tan loco, tan osado,
tan solitario distinto,
metido en ese recinto
al que se va y no se vuelve.
Atrapándote te absuelve,
de sólo tu cuerpo preso,
sin más vuelta ni regreso,
en tu estancia se resuelve.

CCXXLIV
ATRASO

La historia no es sensatez
sino carcundia engreída,
colapsándonos la vida,
cada más cuando y más vez,
con toda desfachatez.
Justifica lo atrasado
estudiándolo en pasado.
Memorias, fastos, anales,
retrógrados santorales.
La pasión del obcecado.

CCXLV
TURISMO E HISTORIA

El costumbrismo y la historia,
pintoresquismo y falsía,

hacen ya la malvasía

del turismo en pepitoria,

poniendo a mover la noria

de negociantes mezquinos,

cuando no simples alvinos,

berracos oportunistas

atrayendo a los turistas

con todos los desatinos.

11 de enero de 2007









CCXXXVI
MATÓN

En esta mañana había sucedido.
Lo mató, sin más, con una hacha.
Le clavó como quien despacha
la muerte, en telediarios consumido,
la carne y sangre como sin gemido.
Y pidió un chupachups tras el suceso,
dicen tan tranquilo y tan confeso,
y se quitó el chandal y las botas,
manchadas con rojo y blanco de gotas,
seso y sangre: las marcas del deceso.

CCXXXVII
MODA

La moda y modo te miden.
Tiene poder cojonudo.
Son del dominio el escudo,
dándosele cuánto piden.
Nunca dan, siempre reciben.
Secuestran cuerpo de niño
para marcarle el aliño.
Acogen cuerpo de viejo
para moldear pellejo.
Todo con mucho cariño.

CCXXXVIII
RECUERDO ALBERTI

Meo sólo ante el convento,
y naufraga toda Roma,
con peligros en que toma
tan osado aforamiento,
marcado con la meada,
en su deber empeñada
de correrse calle abajo,
por tener mayor atajo,
de mostrarse depravada.[1]

CCXXXIX

NENA

Cara y culo acrisolados,
con la mayor alegría,
pues no pasa ningún día,
niña, sin que, mostrados,
estemos tan embobados.
Tienes juventud del aire,
de pocos años donaire.
Tienes en tus manos vida,
en tus senos bienvenida
imaginada al socaire.

CCXL
CAZA

Van a la caza del voto
en campaña electoral.
Acuden al personal
con redoblado alboroto,
a ignoto coto remoto,
con consignas y carteles,
publicidad y papeles,
mentiras y socaliñas
usados en las rapiñas
para sonsacar peleles.



[1] O también:
De mostrarse degradada
De mostrarse cotizada
De mostrarse clarinada
De mostrar su carcajada.












CCXXXI
EPITAFIO A POETA MODERNO Y CELOSO

Aquí yace un poeta moderno,
cansino seguidor de Orfeo.
Huyendo siempre lo feo,
de la belleza fraterno.
Amigo y subalterno
de premios y subvenciones,
de famas y de ovaciones,
cuan torero y futbolista,
accionista tan purista.
Amigo de comisiones.

El triunfo y la fama
llamaron pronto a su puerta,
y entraron en descubierta.
No salieron de su trama
y anidaron en su rama
de pendolista famoso,
y de la gloria coloso,
a dar destino a este vate.
Callamos este debate
no se levante celoso.

CCXXXII
MALTRATO

Maltrato para la vista
llevas en tu catadura,
no es tu culpa de criatura
tan fea como malquista,
o simplemente imprevista.
Tu gesto tan inaudito,
para todos es proscrito.
Que mucho el oído aguzo
para ver sui desmenuzo
tu belleza de infinito.

CCXXXIII
EL AUTOR RECUERDA LA LOZANA ANDALUZA

No es tu culpa si tú quieres
ser una fulana, tía,
madre de la ramería.
Pero si furcia prefieres
seguro que zorra eres,
pelandusca, maturranga,
por el pernil y la manga.
Coima, ninfa cantonera,
pingo, buscona, ramera,
aunque sea de mogiganga.

Y llegados a este punto,
mi homenaje a la lozana,
la pupila más fulana,
existiendo en este asunto
del magín, y tan trasunto.
Es la Lozana Andaluza
pozo sabio en que zampuza
toda puta meretriz
su oficio como aprendiz,
y su habilidad aguza.

CCXXXIV
CARADURA

Un morro que se lo pisa,
un rostro como cemento,
un culo de buen asiento,
el mentir es su divisa,
enriquecerse premisa.
Es el más chulo que un ocho,
don de gentes y birlocho.
Tiene la parla ligera.
por si es o por si era
esta décima le abrocho.

CCXXXV
TUERTO

Pues tiene un ojo tu rostro,
caraculo compungido,
entre mofletes cogido.
Tal parece si me postro
y por capricho que arrostro,
juro ve entre dos carrillos,
tan ciegos como morcillos.
Tienes el ojo de un dios
y no ves de dos en dos
como los hombres sencillos.


CCXXVI
FUGACIDAD DEL ENGAÑO

Mueve la voz lengua mía,
dirás el alto misterio,
el más alto gatuperio
que se hace a porfía
y con tanta truhanería,
andando tan escondido
hasta está puesto en olvido.
Cosa es de tanta treta
pasando por jugarreta.
Y en un suspiro se ha ido.

CCXXVII
EN CAMPAÑAS

En campañas y elecciones
votos a bríos buscáis
y hasta la honra trincáis
en buscaros afecciones,
ya que tenéis quemazones
en vuestras íntimas partes,
pues mostráis con estandartes
vuestras vergüenzas desnudas,
pidiendo las ayudas
de votos con malas artes.

CCXXVIII
SUCESOS ELECTORALES

sucesos sicología
publicidad comecoco
desvergüenza soplamoco
falsedad palabrería
compraventa hipocresía
carteles y papeletas
mentiras y cuchufletas
comercios y elecciones
engaños y deserciones
patrañas y jugarretas

CCXXIX
¿EL VALOR DE ESTO?


Es un objeto invisible
escribir esta poesía,
y que antes debería
hacerlo retribuible,
porque sólo lo tangible
valora el lector ahora.
Ya que todo lo avizora
con sed de fama y engaño,
y en dinero como amaño.
Que no amanece otra aurora.

CCXXX
CORBATA

Ser ahorcado con corbata
es prestigio que tenéis,
por eso os la ponéis
como perro garrapata,
montando la zaragata.
Es el trapo que señala,
y libertad apuñala.
Bandera turbia presente
siempre para lo decente.
Marcándonos bien la escala.